sábado, 21 de abril de 2018

El nacimiento de la clínica - Michel Foucault


El nacimiento de la clínica
Una arqueología de la mirada médica
Michel Foucault
Siglo Veintiuno editores

(Buenos Aires)

El nacimiento de la clínica de Michel Foucault, se publica en una nueva edición revisada y corregida por Siglo  Veintiuno Editores. Foucault investigó sobre la formación de la medicina clínica, y publicó este ensayo revelador acerca de la observación y los métodos de la medicina y el quiebre que se produjo hacia fines del siglo XVIII cuando en la práctica clínica, la mirada médica se tornó criterio de verdad y de racionalidad.
Esta vigilancia empírica, surgida con la Ilustración, se convirtió según señaló Foucault, en el nuevo principio que rige la relación con el paciente y que se presenta como garantía de exhaustividad y precisión. Hasta entonces, el  saber médico hablaba un lenguaje sin apoyo perceptivo y sus métodos y discurso se relacionaban mucho con el mito,  las creencias y la imaginación.
"...La búsqueda aquí emprendida implica por lo tanto el proyecto deliberado de ser crítica, en la medida en que se trata, fuera de toda intención prescriptiva, de determinar las condiciones de posibilidad de la experiencia médica, tal como la época moderna la ha conocido.
De una vez por todas, este libro no está escrito por un médico contra otro, o contra la medicina por una ausencia de medicina. Aquí, como en otras partes, se trata de un estudio estructural que intenta descifrar en el espesor de lo histórico las condiciones de la historia misma.
Lo que cuenta en las cosas dichas por los hombres no es tanto lo que los hombres hayan pensado antes o después sino lo que desde el comienzo las sistematiza y las vuelve, para el resto del tiempo, indefinidamente accesibles a  nuevos discursos y abiertas a la tarea de transformarlas...".
"...La importancia de Bichat, de Jackson de Freud en la cultura europea no prueba que ellos eran tan filósofos como médicos, sino que, en esa cultura, el pensamiento médico está comprometido por derecho propio en el estatuto filosófico del hombre.
Esta experiencia médica está emparentada por ello mismo con una experiencia lírica que ha buscado su lenguaje, de Hölderlin a Rilke. Esta experiencia que inaugura el siglo XVIII, y a la cual no hemos escapado aún, está vinculada a una vuelta a las formas del fin, cuya muerte es sin duda la más amenazadora, pero también la más plena.
El Empédocles de Hölderlin, llegando, por su paso voluntario, al borde del etna, es la muerte del último mediador entre los mortales y el Olimpo, es el fin de lo infinito sobre la tierra, la llama que vuelve a su fuego de nacimiento y que deja
como única huella que permanece lo que justamente debía ser abolido por su muerte: la forma hermosa y cerrada de la individualidad: después de Empédocles, el mundo será colocado bajo el signo de la finitud, en este hueco sin condición
en el que reina la Ley, la dura ley del límite; la individualidad tendrá como destino tomar siempre una figura en la  objetividad que la manifiesta y la oculta, que la niega y la funde: "Aquí aún lo subjetivo y lo objetivo cambian su figura".
De una manera que puede parecer extraña a la primera mirada, el movimiento que sostiene el lirismo del siglo XIX forma una unidad con éste por el cual el hombre ha tomado un conocimiento positivo de sí mismo; ¿pero es preciso asombrarse de que las figuras del saber y del lenguaje obedezcan a la misma ley profunda, que la irrupción de la finitud pese, de la
misma manera, sobre esta relación del hombre con la muerte que, aquí, permite un discurso científico bajo una forma racional y, allá, abre la fuente de un lenguaje que se despliega indefinidamente en el vacío dejado por la ausencia de los dioses?..."
El libro aborda además dos temas centrales en la conformación de la clínica como ciencia: la reorganización del ámbito hospitalario  y la adquisición, por parte del enfermo, de un estatuto propio en la sociedad. Así, esta obra escrita en Francia en 1963, constituye un valioso esfuerzo por dilucidar no sólo el surgimiento de la medicina como ciencia, sino también el de una nueva experiencia de la enfermedad.

Michel Foucault

Nacido en Poitiers, Francia, Michel Foucault (1926-1984) es uno de los pensadores más influyentes del siglo XX. Alumno de  la École Normale Supérieure de París, cursó estudios de filosofía y psicología. Durante la década de 1960, encabezó el  departamento de Filosofía de la Universidad de Vincennes. En 1970 fue elegido en el Collège de France, una de las instituciones académicas más prestigiosas de su país, como profesor de Historia de los Sistemas de Pensamiento, cátedra que dictó hasta  su muerte, en junio de 1984.
En los años setenta y ochenta, su valiosa obra, publicada en gran parte por Siglo XXI Editores, lo llevó a dictar numerosas conferencias y cursos en todo el mundo, lo que lo convirtió en un intelectual de referencia. Comprometido activamente en las luchas políticas y sociales, Michel Foucault llevó a cabo un análisis minucioso de los mecanismos de control y de gobierno de la sociedad. Su pensamiento continúa siendo fuente de inspiración para estudiosos de distintas áreas y para quienes buscan mejorar la situación de los excluidos (los presos, los locos, las minorías sexuales, los inmigrantes, los jóvenes).

miércoles, 21 de marzo de 2018

Los pájaros de la tristeza - Luis Mey


Los pájaros de la tristeza
Luis Mey
Editorial Seix Barral

(Buenos Aires)

Los pájaros de la tristeza es una sorprendente novela de Luis Mey. Los protagonistas
son dos chicos, hermanos, Manuel, el menor tiene un retraso mental y Jaime el mayor,
tiene un brazo deforme. Habitantes de un barrio marginal, los dos quedan solos durante
todo el día ya que la madre trabaja y es el único sostén familiar.
Durante toda la novela Manuel relata lo que les va ocurriendo con una voz que no
conoce muchas palabras para describir situaciones y objetos.  Manuel carece de lenguaje
como carece de casi todo: el padre no está, la madre debe ausentarse para trabajar, el
barrio donde viven es marginal y todo ese mundo de adultos que los rodea es sórdido y
la perversidad llega al límite máximo. Jaime, el hermano mayor, quiere asumir el papel del
padre y hombre de la casa. Y Manuel lo sigue. Los dos hermanos buscan al padre. Este,
finalmente se presentará cuando los hechos llegaron al extremo.
Al leer esta novela recordé otra, de un autor argentino, Enrique Medina. La novela
se titula Perros de la noche y fue prohibida durante la última dictadura militar, en el
año 1978. En 1984, durante el gobierno constitucional, fue levantada la prohibición
del libro. En esta novela, los personajes principales también son hermanos, un hombre
y una mujer, y describe un mundo sórdido y marginal, donde la perversidad también
está presente.
Pero, en la novela de Luis Mey, la edad de los personajes protagonistas es mucho menor
que en la de Enrique Medina.
En ambas novelas, estos personajes no pueden escapar de esa sordidez, no tienen manera
de hacerlo porque todo a su alrededor conspira para que no puedan hacerlo.
En la novela de Luis Mey los adultos también están envueltos en esa oscuridad,
participan de ella.
En Los pájaros de la tristeza se utiliza la connotación para hacer entrar al lector al mundo
de estos personajes. No hay información, sólo connotación, y la voz de los personajes.
Es una novela exigente y deja al lector mucho en qué pensar.


Luis Mey nació en 1979. En 2013 obtuvo el Premio Décimo Aniversario de la revista Ñ por
su novela La pregunta de mi madre. Antes publicó una “trilogía conurbana” compuesta por
Las garras del niño inútil, En verdad quiero verte pero llevará mucho tiempo y Los abandonados.
También es autor de Macumba, novela de terror, y Diario de un librero, anecdotario novelado
de su experiencia como librero. Publicó además las novelas Tiene que ver con la furia (Emecé,
en coautoría con Andrea Stefanoni) y El pasado del cielo (Seix Barral). Colabora con diferentes
medios gráficos.


jueves, 15 de marzo de 2018

Actos de caridad /Los dos hombres /El ilustre mago - César Aira



Actos de caridad Los dos hombres - El ilustre mago
Tres novelas un libro
César Aira
Editorial Emecé

(Buenos Aires)

Un solo volumen editado por Emecé reúne las novelas breves Actos de caridad,
Los dos hombres y El ilustre mago del escritor argentino César Aira (Cnel. Pringles,
Provincia de Buenos Aires,  1949).
Aira es un escritor prolífico, ha publicado cien libros o más y tiene muchos lectores.
En Actos de caridad, se narra la historia de tres sacerdotes, en forma consecutiva, que
dedican sus esfuerzos en construir y decorar una casa con todo tipo de muebles y
refinamientos en lugar de dedicarse a los más necesitados. Esto último quedará para
el próximo. Los personajes entienden que ocupándose del bienestar material, le quedará
al reemplazante la verdadera tarea de ejercer la caridad. El narrador utiliza la ironía para
hacer una crítica social.
En Los dos hombres, un narrador testigo se dedica diariamente a visitar a dos hombres
deformes que viven juntos para llevarles comida. Estos personajes monstruosos, uno
con manos desmesuradamente grandes y el otro con los pies también desmesuradamente
grandes despiertan en el narrador algunas reflexiones como esta: "Nadie creería que 
existían en la realidad, a tal punto parecían imaginados por una mente intoxicada por 
revistas de arte contemporáneo". Este pensamiento parece una de las claves del cuento,
ya que el narrador testigo afirma: " ...Pues bien, fue esta línea de razonamientos la que
me hizo ver a los dos hombres, con sus extrañas deformaciones, como una idea artística...".
Más difícil de plasmar en palabras que en imágenes, el autor apela a las imágenes que
suelen publicar las revistas de arte contemporáneo para describir una visión y contar una
historia.
En El ilustre mago, Aira utiliza un personaje que suele habitar en el Parque Rivadavia,
en Buenos Aires, para narrar una experiencia fantástica. La narración por momentos,
se podría asociar a reminiscencias de la letra de "Balada para un loco" (letra de Horacio
Ferrer y música de Astor Piazzolla) "...las tardecitas de Buenos Aires tienen ese, qué sé
yo, viste ...".
En el paisaje urbano, el narrador, un escritor encuentra  en las callecitas de la gran
ciudad, la magia.

César Aira  nació en Coronel Pringles en 1949, y reside en Buenos Aires desde 1967.
Es novelista, dramaturgo y ensayista. Ha sido traducido y editado en Francia, Inglaterra, Italia,
Brasil, España, México, Venezuela y Estados Unidos. Ejerce el oficio de traductor. Entre sus libros
figuran: Ema, la cautiva (1981), La luz argentina (1983), La liebre (1991), Embalse (1992),
Cómo me hice monja (1993), La guerra de  los gimnasios (1993), Los misterios de Rosario (1994),
Cumpleaños (2000), Varamo (2002), El mago (2003), Yo era una chica moderna (2004), La villa (2006), Las conversaciones (2007), Las aventuras de Barbaverde (2008), La confesión (2009), El error (2010),  Los dos hombres (2011), Relatos reunidos (2013) y Biografía (2014). Publicó además Diccionario de autores  latinoamericanos (2001), un esfuerzo monográfico excepcional, y ensayos como Copi (1991) y Alejandra Pizarnik (1998).

domingo, 11 de febrero de 2018

Cantigas - Mario Camelo



(Buenos Aires)

Recientemente la Universidad de Bérgamo y la editorial Sestante Editore publicaron el libro del poeta de origen colombiano Mario Camelo que intitularon: Cantigas poesía reunida 1974-2017.
El libro de Mario Camelo, quien reside en Suiza desde hace varios años, incluye además el prólogo de la escritora y crítica colombiana Helena Aráujo y del poeta y crítico literario peruano Américo Ferrari.
Según nota de los editores: "...Resultado de una ininterrumpida labor de escritura por parte de su autor, Cantigas corona un continuo diálogo de este con su editor, quien no solo ha sido testigo de una dedicación irrestricta al quehacer poético, sino sabedor incesante de la enseñanza de Gabriel García Márquez, que decía: “Cuanto más transparente es la escritura más se ve la poesía”. ..".


Del Prólogo de Helena Aráujo para Crónica del reino

"...William Meredith, lector incansable de poesía, dijo en una ocasión que
las palabras estarían siempre habitadas “ por la experiencia acumulada de
la tribu”(4). Naturalmente, cuando la experiencia ha sido de usurpación y
de despojo, las palabras pueden ser violentas. Sí, las palabras pueden ser
como conjuros si el tiempo instaura su circularidad en la persistencia de
crímenes que se prolongan y acrecientan a través de los siglos. Así lo
proclama el libro del Chilam Balam: es el aniquilamiento de la civilización
Maya lo que busca el clan profanador, despojando, matando y dejando
“entre cada flor, un cadáver-que-blanquea inflamado” . los vencidos ,
sin embargo, todavía osan acosar al enemigo con su canto y retarlo con
su sabiduría. “Hacha tenemos para tu alma”, dirá el coro, anunciando la
venganza de los sufrientes.
Las victorias del miedo, se titula la última secuencia de esta selección
poética en que se manejan temas sociales, aunque el discurso siga teniendo
matices legendarios y el despojamiento del lenguaje atribuya mayor valor a
lo que se calla que a lo que se dice. Al instaurar la palabra originaria a partir
de las circunstancias que la inspiran, el poeta mide cada signo y cada
símbolo, sin dejar de propiciar contrastes y resonancias inusitadas. Más que
de hermetismo, se puede hablar aquí de una impregnación de lo mistérico y
lo oscuro, materia misma del discurso. “No hay grano / que no haya sido
ordenado por el misterio”, dice quien pretende hallar algún día “la casa
infinita de los sueños del héroe” y atribuir a la mujer amada un poder
regenerador: “Mi alma necesita venir a orar / En tu cuerpo hija de las
tribus,/los años y las aguas lentas me han perdido”.
Como Whitman, Perse, Cendrars, Mario Camelo siente que la poesía es un
lazo entre el hombre y el mundo. Su discurso, entonces, no puede venir sino
de peregrinaciones y de errancias. En los versos, un vaivén de significados
buscan y hallan armonía sin incurrir nunca en la banalidad del exotismo. A lo
largo del texto, el decir del poeta obra una recuperación por la memoria,
evocando luchas, triunfos y padecimientos, que la voz colectiva también
consagra. A través de la historia, tan imperdonable es el genocidio amerindio
como el holocausto judío; igual sufre el prisionero torturado a uno u otro lado
del océano, en el principio o en el curso de los siglos. Enunciando estas
verdades en secuencias que se permiten quiebres pulsionales o alternancia
líricas, la crónica avanza y retrocede, repitiéndose sin dejar de renovarse. Así
la voz que construye el poema, puede eximirse del orden lógico abordando
distintas latitudes del tiempo y del espacio. Al operar sobre todo por analogías,
la sintaxis, siempre simple, llega a crear una estructura interna: si al alternar
el circunloquio con la afirmación, el ritmo se excede o la imprecación linda
con la estridencia, una plegaria inserta el contrapunto y una voz sapiencial y
proverbial pronuncia desde el pasado su enseñanza. la poesía, una vez más,
consagra aquí el legado de las generaciones y de los siglos..."

-------------------------

Del prólogo de Américo Ferrari para el libro Luna de las iguanas


"...El silencio en la obra de Mario es una ascesis para la conquista de la palabra
verdaderamente poética, la que, como quería Hölderlin, funda lo que
permanece y es lo más inocuo y lo más peligroso: He aprendido lenguas
como una ascesis del silencio (…) Nada más que silencio. / Las palabras
como en un acta sellada.
Lo que es preciso recalcar aquí es que el silencio en estos poemas no
es para nada el recurso retórico tan socorrido de encerrar unas palabras
negras en grandes espacios blancos para que el espectador de este cuadro
vea con sus propios ojos lo exquisitamente silencioso que es el poeta, ni
menos aún el repetir veinte veces “ silencio” o cualquier otro término
semánticamente emparentado; sino que es, en la arquitectura del poema,
un material de construcción que tiene una función importante en la música
de las palabras, como la tiene también la música sin palabras: se integra
en las secuencias verbales y se amalgama con ellas, pone una sordina a
la sonoridad hispanocantante, prohíbe todo derrame verbal, reprime la
musicalidad sonorosa y obliga a las palabras puestas a raya a prolongarse
en música callada.
La musicalidad en esta poesía reside efectivamente en el ritmo libre y
modulado que combina la métrica de la versificación con el fraseo de una
prosa íntimamente melódica, lo que da a las composiciones un movimiento,
una cadencia donde el compás del verso se funde con el fraseo armonioso
de la prosa poética: “Hoy (…) que proso estos versos…” dice César Vallejo
en un célebre soneto de endecasílabos bien medidos y perfectamente
asordinados, “Piedra negra sobre una piedra blanca”. Me atrevo a creer que
el poeta Colombiano suscribiría de buena gana esta formulación del poeta
Peruano. Recordemos a este respecto que Novalis escribió la primera
versión de sus Himnos a la noche en “verso”, o sea en versos “libres”.
Después, para la segunda versión, ordenó todos estos “versos”
horizontalmente en la página, y salieron los primeros poemas en prosa de
la literatura occidental. El ritmo interno de su poesía no cambió
sustancialmente. El ritmo es la sustancia de la forma de la poesía. Todo esto
concierne a un tratamiento de una forma poética, la del verso, su cadencia,
su música; pero una forma no significa nada aislada de la estructura formal
de la obra en su cabalidad, que a su vez cobra su sentido de la visión del
mundo que representa. las imágenes asumen en esta representación una
importancia singular al fundir en una sola visión términos y percepciones
procedentes de órbitas semánticas heterogéneas, pero hay que decir que
estas construcciones no tienen nada que ver con la derramada facilidad de
la escritura llamada automática de los surrealistas..."



El autor

Mario Camelo  (Leticia, Amazonas, 1952) ha realizado estudios de Literatura en Colombia y Suiza. Reside en Suiza. Es miembro de la Sociedad Suiza de Autoras y Autores.

Publicaciones

Poesía

Asuntos Elementales. Ed. Cuadernos de poesía. Bogotá. Colombia.1974.
Las victorias del miedo. Ed. Publitextos. Bogotá. Colombia.1978.
Libro de conjuros. Ed. Libros de la frontera. Barcelona. España.1983.
Primer libro de Crónicas. Ed. Libros de la frontera. Barcelona. España. 1990.
Crónica del reino. Ed. Libros de la frontera. Colección El Bardo. Barcelona. España.1997.
Crónicas sur. Ed.Aurora Boreal. eBook. Dinamarca. 2013.
Luna de las Iguanas. 2014. Ed. Aurora Boreal. Dinamarca.
Traducciones
Cuaderno de poemas. Giuseppe Ungaretti. (Traducción). Ed. Cuadernos de poesía.
Bogotá, Colombia,1975.
Poemas nocturnos. Hans Shöpfer. (Traducción). Fribourg, 1983.
Antología de la poesía Suiza-Francesa contemporánea. (Traducción). Ed. Libros de
la frontera. Colección El Bardo. Barcelona, España, 1995.
Poemas de Jehuda Amichai. (Traducción). Fribourg. 1994. Ed. Aurora Boreal,
Dinamarca, 2014.
Maldiluna. Poesías. Gezim Hajdari. (Traducción). Ed. Aurora Boreal, Dinamarca, 2015.
Antología de Poesías. Anne Perrier. (Traducción). Ed. Aurora Boreal, Dinamarca, 2015.
Antología de Poesías. Kurt Marti. (Traducción). Ed. Aurora Boreal, Dinamarca, 2015.
Palabras Reunidas. Poesía. Pierre Voélin. (Traducción). Ed. Aurora Boreal, Dinamarca

En el Suplemento de poesía 2018 se pueden leer poemas de Mario Camelo:

https://suple2018.blogspot.com.ar/2018/02/mario-camelo.html

miércoles, 17 de enero de 2018

Basada en hechos reales - Delphine de Vigan



Basada en hechos reales
Delphine de Vigan
Editorial Anagrama
traducción al español de Javier Albiñana
Barcelona, 2016

(Buenos Aires)

El libro Basada en hechos reales de Delphine de Vigan es una novela de suspenso,
un thriller con referencias a Stephen King, y continuas referencias a su exitoso
libro anterior  Nadie se opone a la noche. En el último la autora cuenta la historia
de su madre, a partir de haberla encontrado muerta después de varios días, cuando
va a su casa.
Basada en hechos reales está narrada en primera persona, la voz del narrador es
la de una escritora también llamada Delphine, que tiene dos hijos, una relación
con François, un periodista cultural que tiene un programa en televisión y viaja
continuamente.
Después del gran éxito obtenido con su último libro, la protagonista está bloqueada
para escribir y se encuentra en una reunión con una mujer, L., muy sofisticada, que
trabaja como ghostwriter escribiendo memorias de famosos. Entre las dos mujeres,
Delphine y L. se entabla una amistad, donde L. va entrando a la vida de la primera
hasta llegar a una relación enferma, difícil de tolerar.
Así es que la protagonista se va aislando de sus amistades, y L. aprovecha para
introducirse más y más en la vida de Delphine, ya que además, los hijos de ésta se han
ido a estudiar a otros lugares y  François hace frecuentes viajes de trabajo a distintos
lugares del mundo.
Como en la novela de Joseph Conrad, El copartícipe secreto, donde el autor aborda
el tema del doble, que se mantiene en la ambigüedad, en la novela Basada en hechos
reales de Delphine de Vigan ocurre algo similar. A lo largo de todo el libro se
plantea si L. existe en la realidad o si se la ha imaginado Delphine, la narradora.
Las dos mujeres se encuentran siempre a solas, no hay testigos, excepto un joven
que ayuda a L. a mudarse a la casa de Delphine y que luego no recordará nada.
Además del tema del doble, en el libro se cuestiona el papel del escritor en el
mundo actual, si interesan los libros donde se cuentan ficciones, personajes e
historias inventadas  o los lectores prefieren leer más historias autobiográficas
"basadas en hechos reales".
L. interpela a Delphine varias veces acerca de la escritura: "...- Sí, la gente se
cree lo que está escrito, y eso es mejor. La gente sabe que sólo la literatura
permite acceder a la verdad, sabe reconocer lo que es sincero y lo que no lo es...".
Las opiniones de Delphine, la narradora son terminantes:
"- Pero si no hay verdad. No existe la verdad. Mi última novela no era más que
un intento torpe y fallido de acercarme a algo inalcanzable. Una manera de contar
la historia a través de un prisma deformante, un prisma de dolor, de pesar, de
rechazo. De amor también...".
"...Toda escritura sobre uno mismo es una novela. El relato es una ilusión. No
existe. No debería permitirse que ningún libro se apropiara de ese término...".
La trama de suspenso se mantiene y acrecienta  con diversas cartas anónimas
que Delphine recibe y que hacen referencia a su novela anterior, donde ha entrevistado
y retratado a diversos integrantes de su familia para escribir la historia de su madre.
Entre los dos personajes, Delphine y L. hay un juego de espejos, donde se  prueba la
habilidad de la autora para resolver el inquietante tema del doble.
Basada en hechos reales se puede leer como un thriller y también como una
reflexión profunda acerca de la literatura actual.

Delphine de Vigan (Boulogne-Billancourt, 1966) vive en París. Su novela No y yo
recibió el Premio de los libreros y fue llevada a la pantalla por Zabou Breitman.
Las horas subterráneas (2009), con una gran recepción de la  crítica y muchos lectores,
figuró en la lista de obras seleccionadas para el Premio Goncourt y obtuvo el Premio
de Los Lectores de Córcega. Nada se opone a la noche ha obtenido el Premio de novela
FNAC, el Premio de novela de las Televisiones Francesas, el Premio Renaudot de los
Institutos de Francia, el Gran Premio de la Heroina Madame Figaro y el Gran Premio
de las Lectoras de Elle. Ha tenido un gran éxito en Francia, donde ha superado el medio
millón de ejemplares y ha estado durante muchos meses en el ranking de las novelas
más vendidas. Asimismo ha sido publicada, o está en vías de publicación, en veinte editoriales extranjeras.

sábado, 2 de diciembre de 2017

Dos nuevos libros de Laura Szwarc




(Buenos Aires)

Laura Szwarc, artista y pedagoga ha publicado dos nuevos libros dentro de la colección El río suena, de Ediciones Las Parientas. Uno de ellos es Cántaro de letras y el otro se titula Entonces baila: El cuerpo como texto.


Cántaro de letras: 

Si se dice la palabra Cántaro (que también puede ser cántara) una multiplicidad de imágenes se nos aparece ante los ojos, vasijas, metal, hierro, barro, lluvias, leche, sed y lo que calma la sed. La boca se nos llena, se vacía y vamos, otra vez, a la fuente. Si el Cántaro es de letras que se brinda a compartir sin compartimentos estancos, sino a través de trayectos donde podemos tomar y retomar (aguas, letras, frases, sumergirnos para escudriñar y salir a flote), se trata, entonces de una experiencia
 -artística y educativa- que es una poética (es decir, una política surgida de sortear prejuicios, de un hacer que transforma y distribuye en ese tejido social de creer en otros como activos, curiosos).
Desenredar, “desmalezar” dice Laura Szwarc que nos entrega una batería de conceptos teórico-prácticos para que cada uno en su singularidad como colectivamente pueda hacer su propio/nuevo trayecto e incorporar lecturas-escrituras: re-Crear. Trasmisiones a Cántaro de letras, en el tiempo que cada uno considere preciso (precioso) a la música de su deseo.


Entonces baila. El cuerpo como texto:


El cuerpo, eso que es y no es. Pero que – pareciera – está siempre, vivo o muerto, en partes, a partes. Cuerpo que, tantas veces, desconoce su domesticación, su colonización. Cuerpo de intercambio, herramienta de/construcción.
El cuerpo como texto, se hila, se deshila, se desvanece, se repliega. Y en este libro se escribe cuerpo a cuerpo.
Laura Szwarc nos dice: “Nos danzamos unos a otros. De cómo se antoja esa danza social, será nuestra forma de prendernos al propio cuerpo. Reconocernos. Irrumpir brutal o suavemente en el cuerpo de las cosas del mundo. Inscribir-nos…Entre el ir y venir–dentro y fuera, los textos coreográficos: los cuerpos hacia el baile”. Y ofrece un acercamiento metodológico, trayectos numerados que, sin embargo, pueden recorrerse como una Rayuela, abrir otros circuitos, otros campos de cuerpos explorados, nombrados. Un danzar sobre las coherencias impuestas.                                                                                     
Trayectos donde las fotografías hablan, nos dejan ver, y hacen nuevos pasillos, pasajes hacia un nuevo movimiento.
Un hacer cuerpo adverbial, que puede trasgredirse: ser adjetivo, sustantivo.
Entonces. Un adverbio de tiempo que se vuelve espacial, que reconoce situaciones, ocasiones. 
“Cada cuerpo y los cuerpos comunitarios nos muestran lo inevitable: somos seres sociales”. Al entonces, ¿qué?, se podrá compartir, escuchar: Entonces baila. Y habrá de oírse el chasquido de los dedos, el rumor debajo de los pies, el moverse en su despliegue. 

Laura Szwarc, artista, pedagoga y activista cultural. Nació en Buenos Aires, Argentina. Coordina diversos programas y obras relacionados con el cuerpo y la palabra. Es directora de Akántaros, entidad multicultural y multidisciplinar dedicada al arte y la educación.

https://lauraszwarc.wordpress.com

Los libros se encuentran en diferentes librerías y también se pueden hacer encargos en:
https://lasparientas.wordpress.com/ediciones-las-parientas/

Antología Fundamental Inconclusa y el Prólogo de los libros quemados - Germán Mastellone



Antología fundamental inconclusa
Y el Prólogo de los libros quemados
Germán Mastellone
Edición del autor

(Buenos Aires)

Recientemente Germán Mastellone ha publicado Antología fundamental
inconclusa y el Prólogo de los libros quemados, libro que reúne poemas y
el prólogo que también da su nombre al título.
En dicho prólogo, el autor expresa lo que le ocurrió cuando era un niño y
vio a su madre y a la hermana lanzar libros en una fogata.
En Farenheit 451, la novela distópica del escritor norteamericano Ray Bradbury,
ante los libros que se queman la alternativa es que cada uno memorice un libro
para preservarlo, Mastellone apela en su prólogo, a que si al libro le toca "el prestigio
de ser calcinado en la hoguera en algún lugar de la tierra alguien lo rescatará, lo
encuadernará de nuevo, brillará de nuevo en las bibiliotecas y será nuevamente
un instrumento contra la opresión, hasta que erradiquemos para siempre de este
mundo la mente refractaria de los opresores, y el dolor humeante de los libros
quemados".
Leí este libro antes de su publicación y escribí el siguiente texto, que figura en
la solapa:
"Borges cita a Browning y dice: “Cuando nos sentimos más seguros ocurre algo, una
puesta de sol, el final de un coro de Eurípides, y otra vez estamos perdidos”, y también
cita a Bradley: “Uno de los efectos de la poesía debe ser darnos la impresión, no de descubrir
algo nuevo, sino de encontrar algo olvidado”.  Estos dos efectos se dan en estos poemas de
Germán Mastellone. Mediante la lectura del libro el lector podrá develar el significado o los
varios significados, de estos poemas.
Mostrar el anverso y reverso de cada acto, la salvación y la condena, se inspiran en la libertad
del poeta. Si bien  la  voz del autor es  singular,  no carece de anclas ni de lecturas.
Los poemas que integran esta antología pueden conmover pero también provocar, sin esquivar
la realidad e invitando a la reflexión. Como en un espejo, mediante el encuentro del lector con el libro se produce el hecho estético, la poesía.

Germán Mastellone, (Avellaneda, Provincia de Buenos Aires, 1964) estudió derecho en la Universidad de Buenos Aires. Participó de la creación del grupo "Arte en la Calle" en los años 80, de pintura y poesía de Lanús. Es autor de los libros "Trepanaciones y otros Laberintos Terrestres" y la "Antología Fundamental  Inconclusa". Es uno de los autores que recoge y expresa la nueva poesía existencialista en su contexto Latinoamericano.
En la actualidad vive en la ciudad de Bernal, Provincia de Buenos Aires.
El libro se puede encontrar en El Monje Libros, Alsina 285 - Quilmes, Provincia de Buenos Aires
Teléfono 4253-8008

lunes, 2 de octubre de 2017

Cronosíntesis - Emma Barrandéguy

Cronosíntesis
Emma Barrandéguy
Introducción, cronología, bibliografía y notas
Evangelina Franzot
EDUNER


(Buenos Aires)


Conocí a Emma Barrandéguy en una presentación de su libro Habitaciones en el Centro Cultural Rojas. María Moreno. a cargo de la colección Aquí me pongo a cantar , coordinaba el  acto y también estaban presentes las escritoras María Esther de Miguel y Susana Silvestre, entre el público asistente. Recuerdo que le di a Emma mi novela policial Pájaros debajo de la piel y cerveza en mano y prometió leerla.
En este libro Crónosíntesis que encontré recientemente en una librería de Buenos Aires,
está incluida la reseña de la novela  que publicó Emma Barrandéguy en El Debate Pregón. No le pude agradecer en su momento la publicación a Emma dado que no me había enterado.
La editorial de la Universidad Nacional de Entre Ríos editó el libro Cronosíntesis, una compilación de la obra dispersa de la escritora entrerriana Emma Barrandéguy.
“Nacida en la ciudad de Gualeguay, Emma Barrandéguy (1914-2006) compartió desde su juventud, la lucha estética y política con Juan L. Ortiz, Carlos Mastronardi y Amaro Villanueva. En 1937 se instaló en Buenos Aires donde integró junto con Mario Bunge el proyecto de la Universidad Obrera, trabajó en el diario Crítica y durante 22 años fue secretaria de Salvadora Medina Onrubia de Botana. Escribió poemas, crónicas periodísticas y libros que, como El andamio (1964), Crónica de medio siglo (1986) o Habitaciones (2002), definen a una obra ya reconocida. Reconciliándose con su lugar natal, en 1976 regresó a Gualeguay. Desde ese momento y hasta poco antes de su muerte, en diciembre de 2006, publicó regularmente en el diario local, El Debate Pregón, artículos que nunca fueron reunidos en un libro. En estos textos, que tienen precisamente el encanto de lo vecinal, Emma Barrandéguy encuentra, en un raro equilibrio, un tono singular para relacionarse con lo próximo o el prójimo. Como señala Evangelina Franzot, responsable de esta edición: “Detrás de una aparente sencillez y con un registro desenfadado y sin grandilocuencias, Barrandéguy logra decir, logra sostener un diálogo con los seguidores del diario, a quienes parece proponerles distintas alternativas de lectura. Por lo menos dos: una que roza la anécdota y lo cotidiano, accesible a todo lector, y otra que parece estar reservada a un interlocutor atento, capaz de pactar con su ironía, con lo sugerido, con lo no expresado”.
Crónosíntesis, término que aúna la crónica y la brevedad, se completa con textos de una
revista hecha entre amigos, La Loca de al Lado, notas críticas, un anexo, una cronología y una bibliografía. Una oportunidad única para conocer a esta escritora múltiple y excepcional.
La obra de Barrandéguy es amplia, en libros publicó: Las puertas, El andamio, Amor saca amor, No digo que mi país es poderoso, Los pobladores, Refracciones, Crónica de medio siglo, Camino hecho, Salvadora, una mujer de Crítica, Habitaciones, Mastronardi-Gombrowicz y Poesías completas.
En antologías y libros de otros autores, en publicaciones periódicas, publicó también varias obras. Además ha publicado entrevistas.